Desde el año 1977, se firmó el convenio sobre los humedales y desde la fecha, cada 2 de febrero se conmemora un día especial de éstas importantes zonas.

Por eso, hoy queremos recordar la importancia de los humedales, pues son indispensables y brindan cientos de beneficios desde el suministro de agua dulce, alimentos y materiales de construcción, y biodiversidad, hasta control de crecidas, recarga de aguas subterráneas y mitigación del cambio climático.

Sin embargo, diversos estudios, según la convención de Ramsar, demuestran que la superficie y la calidad de los humedales siguen disminuyendo en la mayoría de regiones del mundo. En consecuencia, los servicios de los ecosistemas que los humedales proporcionan a las personas se encuentran en peligro.

Por eso queremos recordar lo que podemos hacer como ciudadanos para cuidar los humedales

1. Cuando visites un humedal, recoge la basura que puedas, júntala en bolsas y deposítala en los lugares destinados para ello. Pídele a tus amigos o familiares que hagan lo mismo.

2. Respeta a las aves, plantas y todo organismo que sea parte del hábitat.

3. Reporta cualquier descarga de basura que se realice en dicha zona.

4. Evita la casería o pesca

5. No plantes especies exóticas o de carácter invasor.

6. Puedes ir a ellos a hacer recreación, pero no deportes como el fútbol u otros de contacto. Son preferibles las actividades pasivas como el yoga, la meditación, e incluso la pintura.

7. Evita dejar en ellos especies que no sean propias. Mucha gente lleva tortugas, o abandona mascotas como conejos, gatos y perros que terminan depredando las aves.

También le puede interesar   Redes industriales para un desarrollo sostenible